I avuí...? Llegeix.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Basta Ya!!! ENTIERRA ODIO, SI SIEMBRAS RESPETO NACE IGUALDAD.

25 de Noviembre,"Día Internacional contra la Violencia de Género"



En primer lugar, perdón. Perdón por haber tardado tanto en actualizar el blog en un día como éste. Y es que el tiempo, no da tregua. Ayer noche llegué de Madrid después de pasar tres días en el "I Foro Internacional de Juventud y Violencia de Género". (No problem, en el siguiente post os comentaré la realización y conclusiones del Foro...jj). Apenas he podido descansar, hoy de buena mañana, tocaba ir a la radio, a Cadena Ser. Una entrevista donde he tenido la oportunidad de dar a conocer la realidad de los/las jóvenes en relación a la violencia de género. Poco más de 35 minutos que han dado sus frutos. Miré el reloj, faltaban apenas 20 minutos para la concentración en la puerta del Ayuntamiento. Sonaban las campanas, eran las 12 del mediodía y el silencio se hizo presente. Más tarde, a las siete de la tarde, bajaba a Alicante con mis compañer@s de la provincia; "Cuidado, el machismo mata!" se leía en cada camiseta, en cada jersey, en cada corazón de los presentes que allí defendíamos los derechos humanos, siendo el feminicidio un problema global en la sociedad de hoy en día. Un día como hoy debe servir para tomar conciencia de la envergadura de un problema que trasciende todas las fronteras políticas, económicas y culturales y limita directamente los avances en el desarrollo y en el respeto a los derechos humanos. Un día donde la sociedad desea que desaparezca, un día que nos gustaría que no se conmemorase, porque significaría que ninguna de nosotras, ninguna mujer derramaría más lágrimas de dolor, lágrimas de sangre, sufriendo en el silencio...



Hace sólo diez años que la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Este nos demuestra hasta qué punto estaba asumido en todas nuestras sociedades que la violencia de género era algo natural e inevitable. Y como cada 25 de noviembre, nos manifestamos junto con la sociedad española contra la Violencia de Género, la cual se ha constituido como un fenómeno invisible durante décadas, siendo una de las manifestaciones más claras de subordinación, de las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres y de la desigualdad que aún persiste en nuestra sociedad. A pesar de ello no solamente tiene que ser hoy, día 25, sino que todos los días del año tenemos que estar empeñados en la lucha contra la Violencia de Género y trabajando por la igualdad; ese, es el compromiso de tod@s.



Siendo como es la Violencia de Género un problema de primera magnitud que conmueve y afecta a toda la ciudadanía, es necesario que todas las fuerzas políticas aunemos nuestros esfuerzos y pongamos todo nuestro empeño y voluntad para que, quienes la sufren, las víctimas, recuperen su dignidad, su estabilidad emocional y sus derechos plenos de ciudadanía. Consciente de la magnitud del fenómeno y de la complejidad de su erradicación, seguiré animando a mis compañer@s, al Ministerio de Igualdad, al Gobierno de Zapatero para que continúen este impulso político constante que tantas mujeres siguen necesitando.


No toleramos que el género decida la suerte y la vida de una persona. Un país decente no consiente que las mujeres queden un peldaño por debajo de los hombre en ningún ámbito de la vida: ni el trabajo, ni en la política, ni el ocio, ni en la familia; en ninguno.


El país que quiero, que queremos no puede tolerar que cada semana muera una mujer por violencia machista. La política desarrollada en estas dos legislaturas están sirviendo para mejorar la situación de las mujeres víctimas de violencia y para salvar vidas, pero no ha sido suficiente.

Quien se atreva a agredir a una mujer ha de sabe que caerá todo el peso de la Ley sobre él y que hacia él se dirigirá el desprecio y la reprobación de toda la sociedad. Cualquier cobarde que levante la mano a una mujer, que la desprecie, que la humille... deberá saber que no tiene enfrente a un ser desprotegido, sino a 44 millones de personas dispuestas a plantarle cara.



Luchar contra ella, combatirla hasta que desaparezca de nuestras vidas, debe convertirse en un compromiso social de la máxima prioridad. Se trata de una cuestión de derechos humanos y de disfrute de libertades fundamentales. Porque un mundo sin Violencia de Género, será un mundo con menos espacio para la discriminación, un mundo en el que las fronteras de la libertad, de la igualdad y la democracia, se hayan ensanchado hasta incluirnos a los hombres y a las mujeres. Sabemos que no será fácil. No será rápido. Pero lo conseguiremos.

Han llegado nubarrones para estas fechas, como siempre. Por estas fechas sabemos que crece el interés informativo en relación con las medidas y los casos de violencia en nuestra sociedad. Y es que apenas unas semanas, la audiencia de Cantabria dijo, que en una relación de noviazgo, no puede haber violencia de género. A no? y que me dices de que tu novio te diga que ropa ponerte, de que te controle tus llamadas, que te prohiba con quien ir, que te convierta la vida en un infierno...Y todo, porque decides que no quieres continuar con esta relación; una relación afectiva con él, pero claro! esto para la audiencia de Cantabria, no es violencia de género, sino episodios relacionados con el enamoramiento adolescente. La Violencia de Género hay que saber detectarla, ya que empieza con pequeñas imposiciones, pero hay que saber decir que no, porque estas relaciones pueden hacer muchísimo daño en el futuro. Siendo esto, el principio del fin. Trabajando desde la educación y la prevención. Es necesario que la gente joven nos involucremos en este desafió, siendo nosotros quienes tenemos que cortar la espiral de violencia que pasa de generación en generación. Tolerancia cero. Y que me dicen del artículo que ha causado numerosas y numerosas quejas escrito por Enrique Lynch en el diario El País y titulado el "Revanchismo de género"?? Sin coments...Simplemente, tampoco parece que este año consigamos que la condena social a la violencia contra las mujeres sea unánime y sin fisura. Seguiremos...




















Este año, el manifiesto del PSOE es la educación en igualdad como eje prioritario en la lucha contra la Violencia de Género. Y es que, a punto de cumplirse cinco años de la promulgación de la Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género, es hora de reconocer aún más lo que esta Ley ha supuesto para la sociedad española y también su trascendencia a nivel mundial. Pero como toda Ley que nació para ser eficaz y que desea serlo, debe tener recorrido y debe ser complementada y perfeccionada a la vista de los datos que nos muestren los resultados de su aplicación. Por ello, no podemos pasar por alto que queden mensajes, patentes o soterrados en las familias, en la educación, en los medios de comunicación, en la publicidad, en la televisión, en los videojuegos, etc. que siguen retransmitiendo una imagen de la mujer que denigra profundamente su papel y su situación en la sociedad, que la desprecia y la anula, que la hace responsable, casi, de todos los males, manteniendo un estereotipo femenino cruel e inaceptable.


Debemos, pues, trabajar para que la percepción social de la mujer no siga siendo sesgada, de dependencia ni de dominación. La educación en valores democráticos implica colocar el papel de la mujer como persona en igualdad de derechos y para ello, la educación, tanto en la familia como en el aula, debe ser el eje de nuestras próximas actuaciones de manera prioritaria. El desarrollo de programa específicos contra la Violencia de Género en las Escuelas, Institutos y Universidades debe abordarse como base fundamental, como el puntal definitivo para terminar con esta lacra. Donde también el compromiso sea más explícito en los padres y en las madres para que cuestionen todo aquello que contribuya a la perpetuación de los roles de la desigualdad, y para que manden mensajes directos a su hijos y sus hijas: no se te ocurra controlar a una mujer, y no te dejes controlar por un hombre.


El futuro no es sólo la llegad del tiempo esperado, el futuro debe ser construido, y esa construcción debe ser levantada sobre los pilares de los derechos humanos, de todos ellos, si falta alguno, como ahora sucede con la Igualdad, el futuro nunca llegará. Será como dar vueltas atrapados en un agujero negro en el que el pasado siempre aparecerá amenazante. Es cierto que todo debemos construir el futuro, pero también es verdad que la aportación de los jóvenes y las jóvenes es decisiva para que el espacio conquistado sea un lugar de convivencia donde se encuentren la igualdad con la libertad, y la justicia con la dignidad. Y entonces, es simplemente convivir.



Una vez más, con el compromiso que se hace presente en actos como éste, parece claro lo que decía Max Weber de que los valores no se demuestran, se muestran. Mostrar valores, mostrar igualdad y libertad, y valores de profundización democrática y fortalecimiento de la ciudadanía es lo que llevamos haciendo tantas mujeres españolas en nuestras vidas diarias desde la llegada de la democracia y, aún antes, en la clandestinidad.


Si hay algo que queda claro este 25 de noviembre de 2009, es que todavía queda un largo camino. Es necesario colocar la eliminación de la violencia contra las mujeres en el centro de la agenda internacional el desarrollo y de los derechos humanos.Gracias a nosotras se han abierto muchos caminos, se han roto muchos techos, a veces de cristal y otras veces de materiales más duros. Cada techo que hemos quebrado nos ha dado impulso y vigor a mirar hacia arriba, para no detenernos, para no conformarnos. Las mujeres saben que no están solas.




El que no sabe, que busque; el que ya sabe, que actué; y el que decide no hacer nada, ese es parte del problema.

Yo no tiro la toalla, porque a toalla es mía.











0 comentarios:

Publicar un comentario

Basta Ya!!! ENTIERRA ODIO, SI SIEMBRAS RESPETO NACE IGUALDAD.

25 de Noviembre,"Día Internacional contra la Violencia de Género"



En primer lugar, perdón. Perdón por haber tardado tanto en actualizar el blog en un día como éste. Y es que el tiempo, no da tregua. Ayer noche llegué de Madrid después de pasar tres días en el "I Foro Internacional de Juventud y Violencia de Género". (No problem, en el siguiente post os comentaré la realización y conclusiones del Foro...jj). Apenas he podido descansar, hoy de buena mañana, tocaba ir a la radio, a Cadena Ser. Una entrevista donde he tenido la oportunidad de dar a conocer la realidad de los/las jóvenes en relación a la violencia de género. Poco más de 35 minutos que han dado sus frutos. Miré el reloj, faltaban apenas 20 minutos para la concentración en la puerta del Ayuntamiento. Sonaban las campanas, eran las 12 del mediodía y el silencio se hizo presente. Más tarde, a las siete de la tarde, bajaba a Alicante con mis compañer@s de la provincia; "Cuidado, el machismo mata!" se leía en cada camiseta, en cada jersey, en cada corazón de los presentes que allí defendíamos los derechos humanos, siendo el feminicidio un problema global en la sociedad de hoy en día. Un día como hoy debe servir para tomar conciencia de la envergadura de un problema que trasciende todas las fronteras políticas, económicas y culturales y limita directamente los avances en el desarrollo y en el respeto a los derechos humanos. Un día donde la sociedad desea que desaparezca, un día que nos gustaría que no se conmemorase, porque significaría que ninguna de nosotras, ninguna mujer derramaría más lágrimas de dolor, lágrimas de sangre, sufriendo en el silencio...



Hace sólo diez años que la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Este nos demuestra hasta qué punto estaba asumido en todas nuestras sociedades que la violencia de género era algo natural e inevitable. Y como cada 25 de noviembre, nos manifestamos junto con la sociedad española contra la Violencia de Género, la cual se ha constituido como un fenómeno invisible durante décadas, siendo una de las manifestaciones más claras de subordinación, de las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres y de la desigualdad que aún persiste en nuestra sociedad. A pesar de ello no solamente tiene que ser hoy, día 25, sino que todos los días del año tenemos que estar empeñados en la lucha contra la Violencia de Género y trabajando por la igualdad; ese, es el compromiso de tod@s.



Siendo como es la Violencia de Género un problema de primera magnitud que conmueve y afecta a toda la ciudadanía, es necesario que todas las fuerzas políticas aunemos nuestros esfuerzos y pongamos todo nuestro empeño y voluntad para que, quienes la sufren, las víctimas, recuperen su dignidad, su estabilidad emocional y sus derechos plenos de ciudadanía. Consciente de la magnitud del fenómeno y de la complejidad de su erradicación, seguiré animando a mis compañer@s, al Ministerio de Igualdad, al Gobierno de Zapatero para que continúen este impulso político constante que tantas mujeres siguen necesitando.


No toleramos que el género decida la suerte y la vida de una persona. Un país decente no consiente que las mujeres queden un peldaño por debajo de los hombre en ningún ámbito de la vida: ni el trabajo, ni en la política, ni el ocio, ni en la familia; en ninguno.


El país que quiero, que queremos no puede tolerar que cada semana muera una mujer por violencia machista. La política desarrollada en estas dos legislaturas están sirviendo para mejorar la situación de las mujeres víctimas de violencia y para salvar vidas, pero no ha sido suficiente.

Quien se atreva a agredir a una mujer ha de sabe que caerá todo el peso de la Ley sobre él y que hacia él se dirigirá el desprecio y la reprobación de toda la sociedad. Cualquier cobarde que levante la mano a una mujer, que la desprecie, que la humille... deberá saber que no tiene enfrente a un ser desprotegido, sino a 44 millones de personas dispuestas a plantarle cara.



Luchar contra ella, combatirla hasta que desaparezca de nuestras vidas, debe convertirse en un compromiso social de la máxima prioridad. Se trata de una cuestión de derechos humanos y de disfrute de libertades fundamentales. Porque un mundo sin Violencia de Género, será un mundo con menos espacio para la discriminación, un mundo en el que las fronteras de la libertad, de la igualdad y la democracia, se hayan ensanchado hasta incluirnos a los hombres y a las mujeres. Sabemos que no será fácil. No será rápido. Pero lo conseguiremos.

Han llegado nubarrones para estas fechas, como siempre. Por estas fechas sabemos que crece el interés informativo en relación con las medidas y los casos de violencia en nuestra sociedad. Y es que apenas unas semanas, la audiencia de Cantabria dijo, que en una relación de noviazgo, no puede haber violencia de género. A no? y que me dices de que tu novio te diga que ropa ponerte, de que te controle tus llamadas, que te prohiba con quien ir, que te convierta la vida en un infierno...Y todo, porque decides que no quieres continuar con esta relación; una relación afectiva con él, pero claro! esto para la audiencia de Cantabria, no es violencia de género, sino episodios relacionados con el enamoramiento adolescente. La Violencia de Género hay que saber detectarla, ya que empieza con pequeñas imposiciones, pero hay que saber decir que no, porque estas relaciones pueden hacer muchísimo daño en el futuro. Siendo esto, el principio del fin. Trabajando desde la educación y la prevención. Es necesario que la gente joven nos involucremos en este desafió, siendo nosotros quienes tenemos que cortar la espiral de violencia que pasa de generación en generación. Tolerancia cero. Y que me dicen del artículo que ha causado numerosas y numerosas quejas escrito por Enrique Lynch en el diario El País y titulado el "Revanchismo de género"?? Sin coments...Simplemente, tampoco parece que este año consigamos que la condena social a la violencia contra las mujeres sea unánime y sin fisura. Seguiremos...




















Este año, el manifiesto del PSOE es la educación en igualdad como eje prioritario en la lucha contra la Violencia de Género. Y es que, a punto de cumplirse cinco años de la promulgación de la Ley Integral de Medidas Urgentes contra la Violencia de Género, es hora de reconocer aún más lo que esta Ley ha supuesto para la sociedad española y también su trascendencia a nivel mundial. Pero como toda Ley que nació para ser eficaz y que desea serlo, debe tener recorrido y debe ser complementada y perfeccionada a la vista de los datos que nos muestren los resultados de su aplicación. Por ello, no podemos pasar por alto que queden mensajes, patentes o soterrados en las familias, en la educación, en los medios de comunicación, en la publicidad, en la televisión, en los videojuegos, etc. que siguen retransmitiendo una imagen de la mujer que denigra profundamente su papel y su situación en la sociedad, que la desprecia y la anula, que la hace responsable, casi, de todos los males, manteniendo un estereotipo femenino cruel e inaceptable.


Debemos, pues, trabajar para que la percepción social de la mujer no siga siendo sesgada, de dependencia ni de dominación. La educación en valores democráticos implica colocar el papel de la mujer como persona en igualdad de derechos y para ello, la educación, tanto en la familia como en el aula, debe ser el eje de nuestras próximas actuaciones de manera prioritaria. El desarrollo de programa específicos contra la Violencia de Género en las Escuelas, Institutos y Universidades debe abordarse como base fundamental, como el puntal definitivo para terminar con esta lacra. Donde también el compromiso sea más explícito en los padres y en las madres para que cuestionen todo aquello que contribuya a la perpetuación de los roles de la desigualdad, y para que manden mensajes directos a su hijos y sus hijas: no se te ocurra controlar a una mujer, y no te dejes controlar por un hombre.


El futuro no es sólo la llegad del tiempo esperado, el futuro debe ser construido, y esa construcción debe ser levantada sobre los pilares de los derechos humanos, de todos ellos, si falta alguno, como ahora sucede con la Igualdad, el futuro nunca llegará. Será como dar vueltas atrapados en un agujero negro en el que el pasado siempre aparecerá amenazante. Es cierto que todo debemos construir el futuro, pero también es verdad que la aportación de los jóvenes y las jóvenes es decisiva para que el espacio conquistado sea un lugar de convivencia donde se encuentren la igualdad con la libertad, y la justicia con la dignidad. Y entonces, es simplemente convivir.



Una vez más, con el compromiso que se hace presente en actos como éste, parece claro lo que decía Max Weber de que los valores no se demuestran, se muestran. Mostrar valores, mostrar igualdad y libertad, y valores de profundización democrática y fortalecimiento de la ciudadanía es lo que llevamos haciendo tantas mujeres españolas en nuestras vidas diarias desde la llegada de la democracia y, aún antes, en la clandestinidad.


Si hay algo que queda claro este 25 de noviembre de 2009, es que todavía queda un largo camino. Es necesario colocar la eliminación de la violencia contra las mujeres en el centro de la agenda internacional el desarrollo y de los derechos humanos.Gracias a nosotras se han abierto muchos caminos, se han roto muchos techos, a veces de cristal y otras veces de materiales más duros. Cada techo que hemos quebrado nos ha dado impulso y vigor a mirar hacia arriba, para no detenernos, para no conformarnos. Las mujeres saben que no están solas.




El que no sabe, que busque; el que ya sabe, que actué; y el que decide no hacer nada, ese es parte del problema.

Yo no tiro la toalla, porque a toalla es mía.











0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal
 

Designed by Simply Fabulous Blogger Templates